Un nuevo informe manifiesta que la cartera de proyectos eólicos marinos globales se ha duplicado en los últimos 12 meses

Un nuevo informe pone de manifiesta que la cartera de proyectos eólicos marinos globales se ha duplicado en los últimos 12 meses

El último informe de datos de inteligencia de mercado EnergyPulse de RenewableUK muestra que la cartera global de proyectos eólicos marinos casi se ha duplicado en los últimos doce meses, pasando de 429 GW de capacidad hace un año a 846 GW en la actualidad.

China tiene la cartera de proyectos eólicos marinos más grande con 98 GW, Reino Unido ocupa el segundo lugar con 91 GW (frente a los 55 GW de hace un año) y EE.UU. ocupa el tercero con 80 GW. Alemania ocupa el cuarto lugar con 57 GW. Otros países con importantes carteras son Brasil, Suecia, Irlanda, Vietnam y Corea del Sur. Europa tiene una cartera de 350 GW (con 26 GW en pleno funcionamiento) y la cartera de países fuera de Europa asciende a 496 GW.

En términos de capacidad operativa, China lidera con 24,5 GW, Reino Unido ocupa el segundo lugar con 10,5 GW, Alemania es tercera con 7,7 GW, Países Bajos se sitúa en cuarto lugar con 3 GW y Dinamarca en quinto con 2,3 GW.

Por su parte, Reino Unido tiene la mayor cartera de proyectos flotantes del mundo con 32 GW. Suecia ocupa el segundo lugar con 25 GW, Taiwán el tercero con 21 GW, Irlanda el cuarto con 16 GW y Corea del Sur el quinto con 16 GW. Australia, Italia, EE.UU. y Finlandia también cuentan con importantes carteras de eólica marina flotante.

Reino Unido también tiene la mayor capacidad flotante operativa con 80 MW, con dos parques eólicos flotantes en aguas escocesas. Y con más proyectos planificados como parte de ScotWind y en el Mar Céltico. Portugal ocupa el segundo lugar con 25 MW y Noruega y China comparten el tercero con 6 MW cada uno. El proyecto noruego Hywind Tampen de 88 MW de Equinor está previsto que esté operativo a finales de este año.

Los países de todo el mundo reconocen la necesidad urgente de acelerar la transición a la energía limpia, no solo para abordar el cambio climático, sino también para proporcionar suministros seguros de electricidad local de bajo coste para las personas afectadas por los precios internacionales del gas que están por las nubes. Si a ello le agregamos los beneficios de crear millones de empleos cualificados y de atraer miles de millones en inversión privada, y es fácil ver por qué la energía eólica marina está ganando terreno a nivel mundial.