Una electrificación más rápida en la fabricación de los vehículos añadiría 800.000 millones de euros al valor de las acciones de las compañías

Una electrificación más rápida en la fabricación de los vehículos añadiría 800.000 millones de euros al valor de las acciones de las compañías

Según el análisis, el fabricante de automóviles de gran consumo Volkswagen podría casi triplicar su valor de mercado (253%) Mercedes-Benz podría aumentar en un 471% su valor de mercado en 10 años, y BMW podría ser el siguiente con un 472%.

Según el análisis financiero de seis empresas automovilísticas encargado por Transport & Environment (T&E), ‘Quick charging the share prices’, los fabricantes de automóviles aumentarán su valor de mercado y márgenes de beneficios pasando a los vehículos eléctricos con mayor rapidez que la prevista actualmente. La conclusión de este análisis es que estos fabricantes añadirían 800.000 millones de euros al valor de sus acciones si hicieran una transición más rápida durante esta década en lugar de aferrarse a su modelo de negocio de motores de combustión.

Los fabricantes se enfrentan a la posibilidad de que disminuyan los beneficios procedentes de los motores de combustión a finales de la década de 2020, ya que la competencia de los vehículos eléctricos de batería, de menor precio, y las normativas más estrictas afectarán a las ventas y reducirán su economía de escala. Para modelar el flujo de caja futuro de los seis fabricantes de automóviles, la consultora Profundo examinó sus cifras financieras y separó los negocios de vehículos eléctricos y de motores de combustión de cada fabricante en dos empresas distintas. Los hallazgos del análisis son los siguientes:

  • Se espera que los márgenes de beneficio de las empresas de vehículos eléctricos superen los de los fabricantes de motores de combustión en 3-5 años.
  • Hacia finales de la década de 2020, los márgenes de beneficio de los fabricantes de motores habrán disminuido e incluso podrían ser negativos en los balances.

La disminución de los beneficios de los motores de combustión alejará a los inversores de las empresas que tarden en electrificarse. Profundo utilizó una metodología estándar de “suma de partes” para evaluar el valor de mercado que puede alcanzar cada fabricante de automóviles en supuestos de electrificación rápida y lenta. Su modelo muestra lo siguiente:

  • Las acciones de los seis fabricantes de automóviles podrían crecer un 316 %, de media, si la transición a los vehículos eléctricos fuera más rápida entre 2025 y 2030 que lo que tienen planeado actualmente.
  • Una transición a vehículos eléctricos más lenta de lo previsto en esos años reduciría el crecimiento del valor de mercado e incluso podría disminuir la valoración de Toyota (uno de los fabricantes de automóviles más lentos en electrificarse hasta ahora) con respecto a la actual.

El fabricante de automóviles de gran consumo Volkswagen podría casi triplicar su valor de mercado (253%) y Stellantis podría casi quintuplicarlo (388%) con respecto al actual si hacen la transición a vehículos eléctricos con mayor rapidez que la prevista. Toyota, que está tardando en electrificarse, presenta un menor potencial de crecimiento (70%).

En el mercado de automóviles de alta gama, las oportunidades son aun mayores: Mercedes-Benz podría aumentar en un 471% su valor de mercado en 10 años, y BMW podría ser el siguiente con un 472%. Incluso Volvo Cars, que actualmente está valorada por el mercado con el doble de generosidad que las demás gracias a su ventaja en la electrificación, puede aumentar un 245% si acelera el ritmo.

En Europa, el principal motor de la electrificación son las normas de la UE sobre vehículos limpios. La propuesta actual de adoptar normas más ambiciosas requeriría pocos avances hasta 2030. No obstante, el estudio de Profundo muestra que en 2030 será demasiado tarde para hacer el cambio si los fabricantes de automóviles desean evitar daños financieros, con consecuencias posiblemente nefastas para los empleos del sector automovilístico.