UNEF desmiente los 10 principales mitos sobre la energía solar

UNEF desmiente los 10 principales mitos sobre la energía solar

La Asociación Sectorial, que ya cuenta con 735 empresas asociadas, incide en la necesidad contrarestar la desinformación que lastra la aceleración de la transición energética

La Unión Española Fotovoltaica, asociación sectorial mayoritaria de la energía solar en España, está trabajando para combatir la desinformación generada por noticias falsas y la proliferación de mitos en redes sociales que pueden lastrar la implementación de los proyectos de energía solar en España en momentos donde la fotovoltaica es una tecnología clave para acelerar una transición energética que nos permita conseguir una mayor independencia energética a la vez que frenamos la emergencia climática.

Con la creación del Sello de Excelencia en Sostenibilidad UNEF, la asociación sectorial ha generado una herramienta que además de reforzar los altos estándares de integración ambiental y social del sector fotovoltaico español, reconoce y difunde las buenas prácticas del sector con el fin de contrarestar las ‘fake news’.

Los 10 mitos sobre la fotovoltaica

En la actualidad, España tiene una dependencia energética del exterior de, aproximadamente, un 73%, lo que se traduce en una importante falta de seguridad energética y en un incremento sin precedentes del precio de la energía que repercute muy negativamente en la prosperidad económica de empresas, PYMES y familias.

Ante la situación extrema en la que nos encontramos, es necesario buscar soluciones con carácter de urgencia. Por ello, UNEF quiere desmentir los principales mitos, prejuicios e incorrecciones más habituales sobre el sector fototolvoltaico español con el fin de contrarrestrar las excusas, argumentos neonegacionasitas alejados de la ciencia o los intereses particulares que lastran la consecución de los objetivos de desarrollo de energía solar que, en España, delimita el Plan Integrado de Energía y Clima.

  • Modelo de desarrollo renovable sin fin que pone en peligro zonas de alto valor ecológico: hay que distinguir entre proyectos planteados inicialmente y los que se construyen finalmente, ya que ninguno se aprueba directamente.
  • Las proyectos en suelo de energía solar no son necesarios para conseguir la transición energética, basta con el autoconsumo: acelerar la transición energética no puede depender de la iniciativa particular o de personas físicas o empresas.
  • España va a ser el panel solar de Europa: actualmente, la Península Ibérica tiene un grado de interconexión con el sistema europeo muy inferior al del resto de países de la Unión, lo que limita enormemente la capacidad de exportación de nuestro país. España es una isla energética.
  • La energía solar no genera beneficios locales: la instalación de una planta fotovoltaica es una actividad generadora de ingresos para las entidades locales, debido al Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), así como el Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles de Características Especiales (IBICES).
  • Todos los componentes se importan de China: en España se puede fabricar hasta el 65% de la cadena de valor de un proyecto fotovoltaico.
  • Las plantas no generan empleo local: el sector de la energía solar es una fuente de generación de empleo local, ya que un proyecto de 100 MW puede crear entre 300 y 400 empleos locales que tienen además un efecto de arrastre para la contratación indirecta en el municipio.
  • Las plantas ocupan demasiado terreno: hace falta una fracción mínima de suelo para cumplir los objetivos de generación fotovoltaica que delimita el PNIEC y que equivalen únicamente al 0,068% del terreno total de nuestro país.
  • Los proyectos fotovoltaicos son una amenaza para la biodiversidad: tras la instalación de la planta en suelo de energía solar, el terreno sufre una positiva transformación, al limitarse el acceso de personas, dejar aproximadamente un 90% del suelo libre y no usar herbicidas, el suelo recupera su actividad y el equilibrio.
  • Las instalaciones fotovoltaicas destruyen el terreno donde se sitúan: en la fase de construcción no se realiza movimiento de tierra ni se compacta el terreno, la actuación sobre el suelo se limita a las zanjas para los cables y a la instalación de las estructuras de los paneles.
  • Una vez acabada la vida útil de la planta, los paneles generan grandes residuos: los paneles fotovoltaicos son perfectamente reciclables.

El martes 13 de septiembre, UNEF entregará los Sellos de Excelencia en Sostenibilidad a nueve plantas fotovoltaicas españolas en un evento en el que contará con la participación de la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y que tendrá lugar en una de las plantas galardonadas, la de Talayuela Solar, en Cáceres, una de las más grandes de Europa y todo un referente a nivel ambiental.