UNEF se congratula de que la Ley de Cambio Climático final facilite la transición ecológica e incorpore la certidumbre a las inversiones como principio

UNEF se congratula de que la Ley de Cambio Climático final facilite la transición ecológica e incorpore la certidumbre a las inversiones como principio

Unión Española Fotovoltaica (UNEF) cree que la emergencia climática reclama una respuesta urgente que tiene en el despliegue de renovables unos de sus principales instrumentos. Lograr el objetivo de descarbonización para mediados de siglo y hacerlo de manera respetuosa con la biodiversidad y el entorno donde se emplacen las instalaciones así lo requiere.

Por eso, celebra la aprobación definitiva de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética tras su ratificación definitiva. Es un paso fundamental para la consecución de los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030.

La Unión Española Fotovoltaica se congratula de que finalmente la Ley incluya parte de las enmiendas que ha solicitado en los últimos meses. De esta manera, la redacción actual de la LCCTE incluye ahora la certidumbre a las inversiones como principio, una petición expresa de UNEF y un factor clave fundamental para acometer con éxito y en un ambiente de seguridad y estabilidad la transición energética.

Con respecto al autoconsumo, que no tenía ninguna mención en la versión original, toma visibilidad con el nuevo texto y, además, se favorece en la rehabilitación de viviendas. Asimismo, el texto aprobado establece que el Gobierno proponga la modificación de la Ley de Propiedad Horizontal, una petición que desde UNEF defendemos con insistencia puesto que flexibilizaría las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo en las Comunidades de Propietarios al facilitar el acuerdo entre los vecinos exigiendo un quorum menor para aprobar el proyecto.  

Desde UNEF aplaudimos también que el texto definitivo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética prevea una futura reforma del Sector Eléctrico, en la que se impulsarán las inversiones en la generación de energía renovable variable y flexible, la generación distribuida y el almacenamiento.

Asimismo, como defensores del fomento de la economía y el empleo verde, consideramos muy positivo que valore la capacitación de perfiles profesionales propios de la sostenibilidad medioambiental y del cambio climático y la transición energética en el ámbito de la Formación Profesional. Esperamos que pronto se rectifiquen los currículos académicos de las universidades para adecuarse a la nueva realidad tecnológica y los desafíos que comporta el cambio climático.

De la misma manera que nos parece vital la innovación tecnológica para la competitividad del sector, aplaudimos que el texto haga mención al apoyo a la investigación, al desarrollo y a la investigación en energías renovables.

Por último, desde UNEF esperamos que, en línea con el espíritu de la ley, los objetivos de renovables y, en concreto, de la energía fotovoltaica por ser la tecnología que menor impacto tiene en el entorno y su alto grado de competitividad, se revisen al alza.

La Ley de Cambio Climático es un buen punto de partida para seguir avanzando en la descarbonización total de nuestra economía. Tenemos que seguir haciendo camino en ese sentido desarrollando sus principios a través de la regulación lo antes posible.