Valladolid se suma al compromiso de su descarbonización total en 2050 promovido por WorldGBC

El Ayuntamiento de Valladolid ha adoptado en Pleno una moción para redoblar los esfuerzos dirigidos a frenar el calentamiento global. El acuerdo del consistorio es una respuesta a la emergencia climática declarada por el Parlamento Europeo la pasada semana que se suma a las voces de alarma escuchadas en la Cumbre del Clima COP25 que se desarrolla estos días en Madrid. Valladolid se suma así a la iniciativa Net Zero Carbon Buildings Commitment (Compromiso Neto de Carbono Cero), promovida por World Green Building Council (WorldGBC) y con la que se pretende que las ciudades alcancen el compromiso de tener un parque edificado con cero emisiones netas de carbono.

La iniciativa lanzada por la red global de GBC, y propuesta a Valladolid por Green Building Council España (GBCe), fue lanzada en línea con los ambiciosos objetivos del Acuerdo de París. Busca inspirar y promover un liderazgo climático avanzado, centrado en lograr cero emisiones netas de carbono operativo en el nivel de las construcciones individuales y a escala masiva en el ámbito empresarial y gubernamental.

Su visión es que para el año 2050, los edificios nuevos, las obras de infraestructura y las rehabilitaciones deberán tener cero emisiones netas de carbono incorporado, y todos los edificios, incluidos los existentes, deberán tener cero emisiones netas de carbono operativo.

Valladolid es la primera ciudad española en adherirse a este compromiso que ya han suscrito otras 26 ciudades en el mundo como Copenhague, Los Ángeles, Melbourne, Nueva York, París y Londres.

La moción del Pleno del Ayuntamiento de Valladolid acuerda que todos los edificios existentes y los que se construyan de nueva planta que son propiedad o están bajo el control directo de la Administración Municipal operarán en carbono cero neto para 2030. Además, durante 2020 se elaborará la hoja de ruta, con el objetivo de lograr unas cifras de rehabilitación energética (que se alcanzarán de forma progresiva) del orden de 4.350 viviendas/año de media entre 2021 y 2050.

Según Óscar Puente, alcalde de Valladolid: “Tenemos la responsabilidad de tomar medidas decisivas para ecologizar nuestras ciudades y alcanzar los objetivos de transformación hacia un entorno construido con cero emisiones de carbono. En Valladolid ya hemos ido dando pasos para lograrlo, pero ahora, al convertirnos en la primera ciudad en España como signataria del Compromiso Neto de Carbono Cero, tenemos una gran oportunidad para demostrar que debemos y queremos continuar”.

La incorporación de la ciudad al compromiso de cero emisiones netas de carbono para 2050 se ha llevado a cabo coincidiendo con el evento “Delivering net zero carbon buildings for all – BUILD UPON European Leaders’ Summit”, que se desarrolla en Bruselas durante los días 3 y 4 de diciembre y en el que participa en Ayuntamiento de Valladolid.

Uno de esos pasos se dio en 2010, cuando Valladolid suscribió el Pacto de Alcaldes, comprometiéndose unilateralmente a reducir sus emisiones de CO2 en un 20 % para el año 2020, mediante objetivos parciales en las áreas de las energías renovables y la eficiencia energética. El Ayuntamiento de Valladolid es pionero en el cálculo de sus emisiones y el único en tener los tres sellos (calculo-reduzco-compenso), con una importante minoración de emisiones y consumos. No obstante, informes internacionales como “Global Warming of 1,5 ºC” destacan que se requiere una aceleración global de la acción climática a nivel mundial, mucho más intensa y combinada.

Además de firmar el compromiso Neto de Carbono Cero, Valladolid es la ciudad piloto del proyecto Build Upon 2 en España, un proyecto coordinado por GBCe, y es una de las “Smart Cities & Communities (Lighthouse) City” dentro del proyecto Remourban Project.

El sector de la edificación residencial, equipamiento, instalaciones e industria es responsable en Valladolid del 60,73% de las emisiones de CO2, por lo que actuar para lograr edificios con cero emisiones de carbono se convierte (junto con las medidas en relación con el tráfico de vehículos) en prioridad para mitigar los efectos adversos del cambio climático.