Viladecans busca comercializadoras de energía para el operador local Vilawatt

Todo a punto para la creación del consorcio energético local, constituido por un partenariado de entidades públicas, privadas y los ciudadanos que quieran acceder

El Ayuntamiento de Viladecans ha iniciado el proceso de compra de la energía que ofrecerá el consorcio público-privado-ciudadano Vilawatt. Se busca una empresa comercializadora de energía para el proceso de compra agregada, en el que el proveedor deberá demostrar que su energía eléctrica procede de fuentes renovables y que promueve la eficiencia, el ahorro energético y el autoconsumo a partir de energía fotovoltaica, entre otros. Para facilitar todos los detalles del proyecto, así como del proceso de subasta energética y sus plazos, el Ayuntamiento realizará una sesión informativa a empresas comercializadoras del sector el día 12 de febrero.

La contratación de energía es una acción más en el camino de creación del operador energético integral, que se constituye con el objetivo de lograr una gestión energética más eficiente a nivel local. El siguiente paso será la firma de un convenio con el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), administración socia del proyecto, que tendrá lugar durante el mes de febrero. Una vez firmado el convenio habrá culminado el proceso administrativo y se podrá constituir formalmente el nuevo operador energético.

El operador viladecanense mejorará la contratación de suministros de sus miembros, promoverá las obras de rehabilitación energética para que las viviendas tengan más confort con menos consumo, y facilitará la creación de espacios de formación con el objetivo de mejorar los hábitos de consumo energético.
Esta estructura de funcionamiento permitirá un mayor empoderamiento ciudadano, la lucha contra la pobreza energética –ya que se ofrecerán servicios de acompañamiento para la gestión del bono social– y la inversión en rehabilitación de edificios. El proyecto favorece también la dinamización de la economía local y la activación de la red comunitaria, al tiempo que se crean nuevas oportunidades de formación y empleo.

Formalmente, el Vilawatt será un consorcio liderado por el Ayuntamiento de Viladecans constituido por un conjunto de entidades públicas, privadas y la ciudadanía que quiera participar. Estas entidades formarán el órgano que impulsará la transición energética en la ciudad integrando y gestionando las funciones clave para el funcionamiento del proyecto: el suministro energético, la rehabilitación de edificios y los servicios de asesoramiento y formación. Contempla también la puesta en marcha de una moneda local vinculada al ahorro energético. Todos estos elementos se encuentran bajo el paraguas de la nueva compañía energética local, que integrará todos los elementos del proyecto: transición energética, economía local y gobernanza real.

Sin embargo, antes de la compra de energía y de la constitución formal del consorcio, el proyecto ya está desarrollando uno de sus objetivos: la remodelación de los tres edificios que transitarán hacia la eficiencia energética. El suyo es un papel clave como impulsores de la transición energética en la ciudad dado que estas viviendas ‘demo-renovados’ recibirán los suministros de la nueva compañía y se beneficiarán también de las ventajas de la moneda local. La previsión es que sean los primeros en hacer el cambio a la nueva compañía, junto con los edificios municipales.

Un proyecto europeo innovador y ejemplar

El Vilawatt fue uno de los tres proyectos elegidos por la Unión Europea, a través de la iniciativa Urban Innovative Actions, el 12 de octubre de 2016, para impulsar acciones urbanas innovadoras sobre transición energética. Las propuestas elegidas, entre 113 candidaturas, fueron las de Viladecans, París y Gotemburgo. La Unión Europea valoró que el proyecto fuera “innovador y experimental” para introducir “soluciones para mejorar la eficiencia y reducir la dependencia de las energías fósiles”, así como también “la implicación activa de la ciudadanía en la iniciativa”. El objetivo del programa europeo es experimentar iniciativas, replicables en el futuro en otras ciudades, a partir de ideas audaces, desarrolladas en comunidad y orientadas a los resultados, que no se hayan probado hasta el momento, para hacer frente a desafíos conectados y estudiar así cómo responden estas ideas ante la complejidad de la vida real.

Viladecans apuesta por la transición energética

El Vilawatt se enmarca en la estrategia de Viladecans para afrontar con éxito la transición energética de la ciudad. El Ayuntamiento ha asumido que la transición energética es un proceso de cambio progresivo para sustituir la energía de origen fósil por energía renovable y local, pero también de cambio en los modos de producir, distribuir, gestionar y consumir la energía. Por ello, ha puesto en marcha una estrategia para impulsar este nuevo modelo y, en definitiva, avanzar hacia una nueva cultura energética, mediante una gobernanza participativa real.

Además del Vilawatt, el Ayuntamiento fomenta la energía sostenible en los equipamientos municipales con la instalación de placas solares. El 100 % de la energía que se utiliza en los dos grandes equipamientos de la ciudad (Atrium y Podium) ya es energía verde.

También utilizamos las abejas para cuidar el medio ambiente. Disponemos de tres colmenas urbanas para estudiar, vigilar y mejorar la calidad ambiental de la ciudad: a través del polen, la cera y la miel de las abejas se puede detectar la presencia de elementos contaminantes como metales o plaguicidas. Así medimos la contaminación de forma integrada, en vez de los métodos tradicionales que miden la contaminación en un punto y en un momento.

En el ámbito de la gestión de residuos, se trabaja para fomentar el reciclaje y la ciudad dispone de dos puntos limpios móviles que complementan la Deixalleria Municipal con cobertura en todo el núcleo urbano. Además, desde mediados de 2017 se ha puesto en marcha un modelo más eficiente para la recogida de los muebles y trastos viejos asignando a cada zona de la ciudad un día semanal para deshacerse de los trastos. Para alcanzar los objetivos de la Unión Europea del 50% de recogida selectiva, Viladecans está trabajando con el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) para mejorar el modelo a partir de un enfoque metropolitano.