Visión 2030: un mundo en el que las baterías impulsan el desarrollo sostenible

Las baterías tienen un enorme potencial: son una tecnología clave para lograr el Acuerdo de París, pueden crear nuevos empleos y un valor económico significativo, pueden aumentar el acceso a la energía e impulsar una cadena de valor responsable y justa.

Un informe del Foro Económico Mundial describe una visión ambiciosa para la cadena de valor de la batería para 2030, las palancas más importantes para lograr el impacto positivo de las baterías y un conjunto de recomendaciones para impulsar el desarrollo de la cadena de valor hacia esa visión. El informe pide una acción inmediata para aprovechar las oportunidades a corto y largo plazo. No pretende ser concluyente, pero es una pieza fundamental para análisis y consultas adicionales para identificar riesgos adicionales y desarrollar estrategias de implementación.

La visión 2030 de la cadena de valor de las baterías consta de tres elementos:

Una cadena de valor circular de las baterías como uno de los principales impulsores para cumplir el Acuerdo de París.

• Las baterías son el principal impulsor a corto plazo para descarbonizar el transporte por carretera y apoyar la transición a un sistema energético renovable, manteniendo las emisiones globales en el camino para mantenerse por debajo del objetivo del Acuerdo de París de 2 °C. Sin embargo, para lograr esto y, aún más, para lograr el objetivo de 1,5 °C, también se requiere una acción concertada con otras industrias y tecnologías (por ejemplo, hidrógeno).
• Las baterías evitan directamente las emisión de 0,4 Gt de CO2 en el transporte y contribuyen a permitir que las energías renovables sean una fuente energética fiable para desplazar la producción de energía basada en el carbón, lo que evitará las emisiones de 2,2 Gt de CO2, lo que representa aproximadamente el 30% de las reducciones de emisiones requeridas en estos sectores hasta 2030.
• La cadena de valor de las baterías reduce a la mitad su intensidad de GEI para 2030 a una ganancia económica neta, reduciendo las emisiones en 0,1 Gt dentro de la propia cadena de valor de las baterías y encaminándose a lograr emisiones netas cero en 2050.

Transformación de la economía de la cadena de valor, creando nuevos empleos y valor económico adicional.

• La cadena de valor de las baterías sustenta 10 millones de empleos adicionales seguros, justos y de buena calidad a nivel mundial en 2030, de los cuales más del 50% se encuentran en economías emergentes.
• Aproximadamente se obtienen en 2030 150.000 M$ de valor económico al reducir los costes de las baterías, lo que lleva a una demanda de baterías un 35% mayor en comparación con el caso base de 2030 y un despliegue más rápido de las baterías, lo que multiplica sus beneficios.

Una cadena de valor que salvaguarde los derechos humanos, apoye una transición energética justa y fomente el desarrollo económico, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

• Las baterías en sistemas solares y como parte de microrredes y soluciones aisladas de la red, permiten el acceso a energía asequible para alrededor de 600 millones de personas, reduciendo la brecha de hogares sin electricidad en un 70%.
• La cadena de valor de las baterías tiene condiciones de trabajo seguras, evita el impacto ambiental y fomenta la transparencia y las prácticas anticorrupción.
• Las partes interesadas de la cadena de valor de las baterías demuestran respeto por los derechos humanos al tomar medidas decisivas para eliminar el trabajo infantil y forzoso. – La industria opera de manera transparente dentro de las prácticas y normas internacionales aceptadas que permiten modelos de negocio sostenibles y rentables.