Wallbox lanza un cargador público rápido de última generación que ofrece la mejor eficiencia y mayor estabilidad operativa del mercado por la mitad del coste

Wallbox presenta el prototipo funcional del Supernova, su primer cargador público rápido que ofrece una potencia de 65 kW a la mitad de la inversión actual para un cargador similar. Supernova introduce niveles de eficiencia y estabilidad operativa sin precedentes en este segmento de mercado. Aprovechando múltiples aspectos de la tecnología patentada del cargador bidireccional Quasar, el Supernova es un producto de diseño optimizado, ligero y fácil de instalar. Con una potencia de 65 kW, Supernova puede cargar 100 km de autonomía en menos de 15 minutos.

La entrada en el segmento de carga pública complementa la gama de productos y servicios para recarga residencial y semi-pública que Wallbox actualmente comercializa en más de 40 países. Este estratégico movimiento de Wallbox se suma a la adquisición de Electromaps, la plataforma líder en ofrecer acceso a la red más grande de puntos de recarga pública para vehículos eléctricos, anunciada hace un par de semanas, que es utilizada por el 95% de los usuarios de vehículos eléctricos en España para localizar y compartir información sobre puntos de recarga públicos, y el plan es llevar la plataforma a más países en los próximos años.

El sector, que actualmente está valorado en 11.700 M€ a nivel global, tiene una proyección de crecimiento acelerado en los próximos años en función de las apuestas por muchos gobiernos en Europa y el mundo por el desarrollo de sus redes de recarga pública.

En Europa serán más de 1 millón de cargadores instalados en los próximos cinco años, de los cuales Francia desplegará 100.000 hasta finales de 2021. Alemania tiene planes para 1 millón de cargadores en su territorio hasta 2030.

El gobierno de China aprobó en marzo un paquete de estímulo a través del cual invertirá 1.400 millones en infraestructura de carga de vehículos eléctricos, con previsión de habilitar 600.000 nuevos cargadores, un incremento de 50% en su estructura actual. En EE.UU., algunos estados como Nueva York y California han anunciado planes de expansión de la red de carga pública con una fuerte inversión correspondiente.

Wallbox estima que en 2021 las ventas en este segmento llegarán a representar un 30% de su facturación, y que en los próximos 4 años favorecerán la generación de 200 puestos de trabajo directos en su plantilla. La empresa ha desarrollado Supernova para abordar los principales puntos débiles de la carga pública en la ciudad

Eficiencia

Supernova está compuesto por nueve sistemas que trabajan juntos para aportar la máxima potencia, pero manteniendo su independencia operativa. Este ensamblaje modular le aporta una flexibilidad y fiabilidad sin precedentes, asegurando que el cargador siga operando de forma óptima en circunstancias excepcionales.

Costes del producto, instalación y mantenimiento

Debido a sus mejoras tecnológicas, Wallbox estima que la solución de recarga de Supernova supondrá una reducción de aproximadamente un 50% frente a otras soluciones comparables. Empezando por el propio cargador, que tiene una configuración modular y un diseño optimizado que resulta en un producto más eficiente a un coste reducido frente a otros productos similares. Esta misma composición genera importantes ventajas en términos de infraestructura y recursos necesarios para su instalación y mantenimiento, evitando, por ejemplo, el uso de maquinaria pesada para su transporte y desplazamiento.

El Supernova será fabricado en una nueva planta en España, y supondrá una inversión de 5 M€ en los próximos dos años. El inicio de la producción está programada para el segundo trimestre del próximo año para su distribución primeramente en la Unión Europea y en seguida en Estados Unidos y otros mercados

Los próximos pasos de la compañía en el segmento de carga pública serán el desarrollo de cargadores aún más potentes, diseñados para adaptarse a diferentes rangos de transmisión, como un cargador de 150 kW para viajes interurbanos de un día y un cargador de 250 kW para viajes internacionales por carretera.