Windfloat Atlantic comienza la instalación del primer parque eólico marino flotante

0 22

La primera plataforma con el aerogenerador totalmente instalado de Windfloat Atlantic ha partido del puerto de Ferrol hacia su destino final a 20 km de la costa de Viana do Castelo, en Portugal. Una vez llegue a su emplazamiento definitivo, las tres estructuras flotantes —con una altura de 30 m y una distancia de 50 m entre cada una de sus columnas— se instalarán y formarán el primer parque eólico marino flotante de Europa continental.

La estructura que ha partido desde el puerto exterior de Ferrol engloba una plataforma flotante y un aerogenerador, el más grande jamás instalado en una superficie de estas características. En los próximos meses, se incorporarán las otras dos plataformas para completar el parque eólico que, con sus 25 MW de potencia instalada, podrá generar la suficiente energía como para abastecer al equivalente a 60.000 usuarios al año.

El proyecto pertenece al consorcio Windplus, que es propiedad conjunta de EDP Renováveis (54,4%), Engie (25%), Repsol (19,4%) y Principle Power Inc. (1,2%). La instalación cuenta con tres aerogeneradores montados sobre plataformas flotantes ancladas solo con cadenas al lecho marino a una profundidad de 100 m. Cuenta con tecnología de vanguardia que minimiza el impacto medioambiental y facilita el acceso a recursos eólicos sin explotar en aguas profundas. Asimismo, esta tecnología supone grandes ventajas que la convierten en más accesible y económica, como el hecho de que su ensamblaje se realice en seco, que no sea necesario un buque de transporte específico para su remolque y no depender de complejas operaciones marinas asociadas a la instalación de las estructuras fijas tradicionales.

El proyecto WindFloat Atlantic está avalado por el éxito del prototipo WindFloat1. Este prototipo de 2 MW, que estuvo operativo entre 2011 y 2016, fue capaz de generar energía de forma ininterrumpida durante cinco años, superando condiciones climatológicas extremas, como oleajes de hasta 17 m de altura y vientos de 60 nudos, sin sufrir daños.

Solo el transporte de la primera de las tres estructuras flotantes que compondrán el parque eólico de Viana do Castelo ya supone un hito en sí mismo, dado que evita la necesidad de contar con un buque de arrastre especializado. Esto, junto a la facilidad de anclado, hace replicable esta iniciativa en otras localizaciones y elimina los condicionantes geográficos a la hora de acometer este tipo de infraestructuras.

WindFloat también permite contar con los aerogeneradores más grandes del mundo disponibles comercialmente, de casi 9 MW cada uno, lo que contribuye a incrementar la generación de energía y fomenta una reducción considerable de los costes asociados al ciclo de vida.

Las plataformas se construyen entre los dos países de la península ibérica: dos de ellas en los astilleros de Setúbal (Portugal) y la tercera en los astilleros de Avilés y Ferrol (España). Un proyecto que aplica una tecnología disruptiva, denominada WindFloat, que permite la instalación de plataformas eólicas en aguas profundas, inaccesibles hasta la fecha, donde se pueden aprovechar abundantes recursos eólicos.

Esta iniciativa ha contado con el apoyo de instituciones públicas y privadas, lo que se ha traducido en la participación de empresas líderes en sus mercados y en el apoyo, vía financiación, del Gobierno de Portugal, la Comisión Europea y el Banco Europeo de Inversiones.

Entre los proveedores que han hecho posible la realización de este proyecto destacan, junto a Principle Power, la joint-venture Navantia/Windar, el grupo A. Silva Matos, Bourbon, el proveedor de aerogeneradores MHI Vestas y el proveedor de cables dinámicos JDR Cables.