World Energy Outlook 2017. Cambios en el sistema energético mundial

El resurgimiento de la producción de petróleo y gas en EE.UU., las profundas caídas de costes de las energías renovables y el aumento de la electrificación están cambiando el sistema energético mundial y están rebasando las formas tradicionales de satisfacer la demanda de energía, según el informe World Energy Outlook 2017 (WEO 2017) de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Un mix energético más limpio y diversificado en China es otro de los principales motores de esta transformación.

En los próximos 25 años, las crecientes necesidades energéticas del mundo se satisfarán primero con energías renovables y gas natural, ya que los costes en rápido descenso convierten a la energía solar en la fuente más barata de nueva generación de electricidad. La demanda mundial de energía es un 30% más alta para 2040, pero aún la mitad de lo que hubiera sido sin mejoras en la eficiencia energética. Los años de auge del carbón han terminado, en ausencia de captura, utilización y almacenamiento de carbono a gran escala, y la creciente demanda de petróleo se desacelera, pero no se revierte antes de 2040, incluso aun cuando las ventas de vehículos eléctricos aumentan abruptamente.

WEO-2017, la publicación insignia de la AIE, encuentra que en las próximas dos décadas el sistema energético mundial está siendo remodelado por cuatro fuerzas principales: EE.UU. se convertirá en el líder mundial indiscutible en petróleo y gas; las energías renovables se están desplegando rápidamente gracias a la disminución de costes; la participación de la electricidad en el mix energético está creciendo; y la nueva estrategia económica de China la lleva a un crecimiento más limpio, con implicaciones para los mercados energéticos mundiales.

La solar fotovoltaica está lista para liderar las adiciones de potencia, impulsada por el despliegue en China e India, mientras que en la UE, la eólica se convierte en la principal fuente de electricidad poco después de 2030.

Este año, el WEO 2017 incluye un enfoque especial en China, donde los cambios en la política económica y energética tendrán un profundo impacto en el mix energético del país y continuarán moldeando las tendencias mundiales. Una nueva fase en el desarrollo del país da como resultado una economía que depende menos de la industria pesada y el carbón.

Al mismo tiempo, un fuerte énfasis en tecnologías de energía más limpia, en gran parte para abordar la mala calidad del aire, está catapultando a China a una posición como líder mundial en vehículos eléctricos, eólica, solar y nuclear y como la fuente de más de un cuarto del crecimiento proyectado en el consumo de gas natural. A medida que el crecimiento de la demanda en China se desacelera, otros países siguen presionando mucho a la demanda global, India representa casi un tercio del crecimiento mundial hasta 2040.

La revolución del petróleo y el gas de esquisto en EE.UU. continúa gracias a la notable capacidad de los productores para desbloquear nuevos recursos de una manera rentable. Para mediados de la década de 2020, se prevé que EE.UU. se convierta en el mayor exportador mundial de GNL y un exportador neto de petróleo para fines de esa década.

Esto está teniendo un gran impacto en los mercados de petróleo y gas, desafiando a los proveedores establecidos y provocando una importante reorientación de los flujos comerciales mundiales, con los consumidores en Asia representando más del 70% de las importaciones mundiales de petróleo y gas para 2040. El GNL de EE.UU. está también acelerando un cambio estructural importante hacia un mercado de gas más flexible y globalizado.

El WEO-2017 considera que es demasiado pronto para escribir el obituario del petróleo. La demanda mundial de petróleo continúa creciendo hasta 2040, aunque a un ritmo cada vez menor, mientras que la eficiencia del combustible y el aumento de la electrificación traen un pico en el petróleo utilizado para vehículos de pasajeros, incluso duplicando la flota de automóviles a dos mil millones de vehículos. Pero otros sectores, a saber, petroquímicos, camiones, aviación y transporte, elevan la demanda de petróleo a 105 millones de barriles por día para 2040.

Si bien las emisiones de carbono se han reducido en los últimos años, el informe encuentra que las emisiones mundiales de CO2 relacionadas con la energía aumentan ligeramente en 2040, pero a un ritmo más lento que en las proyecciones del año pasado. Aún así, esto está lejos de ser suficiente para evitar los graves impactos del cambio climático.

El WEO 17 no ofrece un pronóstico de cómo se verá el sistema energético, sino que presenta varias proyecciones hasta 2040 basadas en diferentes suposiciones políticas, con el fin de brindar a los responsables de las políticas las herramientas para decidir qué camino seguir. El caso principal se llama Escenario de Nuevas Políticas y modela las políticas energéticas actuales y anunciadas, incluidas las del Acuerdo de París. Este año, el informe presenta el Escenario de Desarrollo Sostenible, que ofrece una forma integrada para lograr una serie de objetivos: estabilización del clima, aire más limpio y acceso universal a la energía moderna.